domingo, marzo 11, 2007

Valencia: entre el modernismo y la modernidad

Hace poco he vuelto por Valencia, ciudad a la que quiero mucho... Me sorprendió el cambio que esta produciendose, debido principalmente, tal vez como excusa, a la Copa América. A primera vista se aprecia el sello de modernidad que se esta imprimiendo, el carácter cosmopolíta que quieren darle, pero quienes conocemos a la ciudad, vemos con tremenda preocupación como los "ladrillos" van borrando su encanto único... Las casas de los pescadores del cabañal, ahora convirtiendose en hoteles de lujo... la playa misma donde Sorolla pintaba sus cuadros, llenandose de turistas, discotecas... Me duele, aunque sea inevitable, ver los proyectos que se trazan, queriendo convertir a Valencia en una Miami Beach; ojala la modernidad no logre acallar el ruido de las tracas de los barrios, la luz melancolica que los casales cuelgan en las fallas engalanando las calles, las fachadas modernistas que insitan a imaginar épocas pasadas... El olor a pesacaito frito que invita a disfrutar de las cosas sencillas de la vida...





4 comentarios:

pe-jota dijo...

Valencia, como todas las ciudades tienen que evolucionar, pero no creo que la política de excesos que se está llevando acabo sea positiva, más bien va camino de ser un nuevo Benidorm, de moles imposibles, rascacielos de vertigo, y lo peor es que su pasado sea borrado por la vorágine de una falsa modernidad.

homo-sapiensis dijo...

Lamentablemente, asi lo veo yo tambien Pe-jota... Ojala los valencianos reacionen.Gracias por leerme y un abrazo

Edtor Felipe S. dijo...

Chamo, que belleza de ciudad. Saludos cuidate mucho ;D

homo-sapiensis dijo...

Felipe, es una ciudad preciosa, le tengo un cariño muy especial por las cosas que he vivido alli, y vivo cada vez que voy, por eso me duele también... A ver si tienes oportunidad de visitarla..Un abrazote