sábado, septiembre 16, 2006

La imagen del hombre: la divinidad


"Dios Baco"- 1597 -Caravaggio. "San Sebastian"- 1615, de Guido Reni.

"Edipo"-1808. Jean Auguste Dominique.
Ya desde el mismo renacimiento, y hasta el siglo XVIII, bajo la castradora influencia del poder de la iglésia católica, la imagen de la figura y del cuerpo del hombre toma un sentido divino, más espiritual y religioso, ya que los artistas han de asegurarse la aceptación de sus obras por parte de ese poder; aún así muchos artistas logran escabullirse, mostrando detrás de ese sentido otras realidades o circunstancias en la vida del hombre.

Bathers at San Niccolo- Domenico Cresti.
Gracias a la colaboración, comentarios y sugerencias de PE-Jota he agregado algunas imagenes de pinturas de Caravaggio y Guido Reni

4 comentarios:

pe-jota dijo...

Exacto tras las manifestaciones religiosas podemos observar un latente homoerotismo, sobretodo presente en las imagenes de San Sebastián,así como en actitudes y movimientos de las figuras, el uso de la iluminación a sin de resaltar la figura masculina y los fuertes escorzos, no hacen más que acrecentar esa sensación, un ejemplo brillante sería Caravaggio, el cual no sólo era homosexual, si no que utilizaba a sus amantes provenientes de los bajos fondos para sus temas religiosos, Guido Reni en sus David y San Sebastián , este último inspiro e impresiono a Yukio Mishima y sirvió para una famoso foto suya, respiran homoerotismo.

homo-sapiensis dijo...

Gracias Pe-jota por tus comentarios valiosos, fijate que pensé en caravaggio cuando estaba posteando, intentaré conseguir alguna imagen de alguna de sus pinturas, y buscare información sobre Yukio, pues no tengo referencias sobre él, eres todo un libro abierto, de nuevo gracias por tu presencia aqui. Un abrazote

Hugo Denis dijo...

Tienes un blog muy interesante, lo iré visitando de vez en cuando...

Gracias por tu visita al mío. ;)

homo-sapiensis dijo...

Muchas gracias Denis, como comenté en tu blog, llegué a tu blog gracias a Teresa, me ha parecido también muy entrañable ese post sobre las Ramblas de Barcelona, y estaré siguiendote. Un saludote