lunes, enero 08, 2007

Una estrela que brillara siempre

Roy Harold Scherer Jr...
Tras cursar los estudios secundarios abandonó su pueblo y se enroló en la Marina en la que, casualmente, estuvo bajo el mando del teniente Robert Taylor, que más tarde se convertiría también en actor. Al terminar la guerra Rock Hudson se trasladó a Los Angeles donde desempeñó distintos empleos como el de cartero, jornalero, taxista y conductor de camión. Compaginaba sus actividades con los numerosos castings a los que se presentaba. Finalmente en 1948 contactó con Raoul Walsh que le proporcionó una pequeña aparición en el "Escuadrón de la muerte".

Recibió clases de interpretación con Sophie Rosenstein quien le hizo cambiar de nombre. La elección de Rock Hudson la tomó del río Hudson y de la roca de Gibraltar.

En 1949 firmó un contrato con la Universal y tras su primera película y sin ninguna experiencia interpretativa comenzó a dar clases de Arte Dramático.

Fue uno de los galanes más significativos de los años 50 y 60 gracias entre otras cosas a su gran atractivo físico. Cultivó tanto el drama como la comedia e hizo sólida su prometedora carrera.

Fue nominado a los Oscars como mejor actor por la película "Gigante" (1956) de G. Stevens, pero quizás sea aun más recordado por el mítico dúo que formó con Doris Day en películas como "Un pijama para dos" (1961) y "Confidencias a medianoche".

En la última etapa de su vida, a finales de los 70 y principios de los 80, se dedicó a trabajar en la televisión.

En 1984 Rock Hudson hizo pública su homosexualidad en un alarde de valentía (fue el primer actor en hacerlo). Un año después murió de SIDA.

2 comentarios:

pon dijo...

Tenía una presencia que llenaba toda la pantalla; nunca fue un actor extraordinario pero se defendía con gracia. Era un hombre muy hermoso, de una belleza clásica. Y al final de su vida demostró ser una persona valiente declarando su homosexualidad en aquellos tiempos.
Siempre brillará, una película en la que está Rock Hudson siempre apetece verla.

homo-sapiensis dijo...

totalmente de acuerdo contigo, duendecilla, sus peliculas siempre me transmitiran nostalgia... Un besote!